Hoy nos llega un escrito de Victorita, una de las madres que perdió a su hija a causa de la violencia de género el año pasado. Esto es el sentido y alma de COLATERALES.

 

Me di cuenta de que en la vida no se debe confiar en nadie, porque no hay amigos, la vida es sólo una jungla donde el más fuerte se las arregla para sobrevivir,

La vida te pone a pruebas una y otra vez, pero no eres realmente consciente de que puede tirarlo todo por tierra para que nunca más te puedas levantar.

¡Si! La vida me golpeó muchas veces y me levanté una y otra vez… siempre me dije que nada podría tumbarme. Que equivocada estaba.

Élla se encargó de pegarme de la peor manera posible.

Una vez que se pierde lo más preciado de este mundo, Tu hija, La vida deja de tener ningún sentido.

Antes de que ella viniera al mundo, la vida me retó una y otra vez, pero me las arreglé para conseguir sobrevivir sin que nadie supiera nada de mis situaciones ni miserias.

Cuando ella llegó, porfín lo tenia todo en mi vida, era todo lo que quería. Una chica rubia con los ojos azules como el cielo.

Dos años me diste, años de eterna e inolvidable felicidad, Llegué a pensar que ya nada me podría hacer daño y tenía algo por lo que luchar.

 

Todas esas noches sin dormir, todas esas noches paseando a mi bebé porque no podía dormir… Todas esas noches de insomnio y alocados días fueron los más felices para mí. Sobre todo cuando vi que ella era feliz. No existía nada que me importase más.

Su primera palabra fue “mamá” y tenía sólo cuatro meses.

Estaba con ella cuando dió los primeros pasos, cuando comenzó a tomar “vuelo”.

Cuando veía la prosperidad de mi hija, olvidaba todo lo que era difícil en la vida. Yo quería darselo todo, cualquier cosa que quería, por ello decidí cuando mi ángel cumplió los 2 años llevarla a la guardería.

Conseguí un trabajo para poder darle todo lo que necesitaba, para verla feliz. Recuerdo que estaba tan difícil ir a trabajar, ya que en mis pensamientos estaba sola en ella…

Se me hacía duro pensar si había comido, si dormía o no, o simplemente si me llamaba “mamá” cuando yo no estaba a su lado… Pero al mismo tiempo sabía que ella era feliz al poder jugar con otros niños, consiguió aprender muchas cosas…

Nunca lloraba cuando la tenía que despertar a las 7:00 de la mañana para llevarla a la guardería. Siempre le decia: “hay que ir a trabajar y por la noche volveremos a estar juntas y cuando lo estemos haremos todo lo que quieras”.

¡Sí! ella me entienda, siempre estaba dispuesta a ir a la guardería, y lo hacía contenta.

Dos años de amor me regalaste y yo fuí la madre más feliz del mundo.

Pero en casa, no todo era perfecto, por ello decidí que era ya hora de ir hacia adelante sólo nosotras dos y ella me dio fuerzas afrontarlo…

Pero la vida ya había sido demasiado buena conmigo, así que decidió que después de sólo dos años y 19 días de amor y felicidad incondicional mi ángel debía marcharse.

Desde entonces vivo el peor sueño de mi vida en una especie de pesadilla constante.

¿Por qué ? ¿Cuál fue su culpa? ¿Por qué no me llevó la vida a mi? ¿Por qué?…

Mi mundo se acabó junto al suyo. Nada tiene sentido en esta vida.

Solo una cosa me da fuerza para seguir viviendo, Solo poder vengarme me permite vivir. Nada ni nadie podrá pararme.

¿Dónde diablos estaba Dios en esté momento?

Ahora sólo quedan recuerdos y ese maldito domingo que revivo día a día. Un día maldito.

Te amo con todo mi corazón y prometo que volveremos a estar juntas de nuevo, pero deberemos esperar vengarme por lo que te hicieron. Te prometo amor mio que nada se interpondrá en mi camino para hacerte justicia.

Ahora ya no tengo nada que perder.

Te amo mi ángel.

Please follow and like us: